Vacaciones Nudistas

Fri, 09 September 2016, 4:15 PM - Fri, 17 February 2017, 12:45 AM [RST]

REGISTER NOW

REGISTRATION

gratis Partial Approval -Free

Enter your discount code

  • Fee
  • Total amount

Event Information

Fri, 09 September 2016, 4:15 PM - Fri, 17 February 2017, 12:45 AM [RST]

About the Events

Hola, mi nombre es Danilo, casado 38 años, y de buen físico debido a horas de gimnasio. Mi esposa Nuria, es lo mas perfecto que conocí, de pelo largo lacio, castaño claro, una cara de ángel especial, de buenísimos pecho (casi un 97 cm) cintura muy pequeña de esas que con solo un brazo alcanza para rodearla, y caderas Perfectas ! 29 años pero todo muy bien puesto, también dedica horas a su cuerpo en el gimnasio. De celos, ni que hablar, la sigo por todos lados y no le pierdo pisada.

Pero de hecho me encanta que mi esposa se muestre ante otros hombre, practicamos regularmente el nudismo y hemos hecho algún que otro intercambio de sexos, solo con amigos, lo que nos da cierta confianza en lo que respecta al contagio de enfermedades venéreas, por lo que practicamos un sexo responsable y adulto, pero esto paso en las vacaciones pasadas, en un lugar de Brasil que se llama Praia do Pino, para los que no lo conocen es un lugar absolutamente naturista en donde la gente se pasea, come, camina, y obviamente toma sol despojado de todo tipo de prenda. Para la ocasión decidimos vacacionar en carpa, por lo que nos trasladamos con todos lo elementos necesarios.

Llegamos tarde, pero nos dispusimos a refrescarnos del largo viaje que tuvimos y antes de armar la tienda, fuimos a darnos un baño de mar, como era de esperar quedaba poca gente en la playa, todos absolutamente sin ropas, nos fuimos desvistiendo y dejando nuestra ropa tirada en la playa, a medida que nos acercábamos al mar, mi esposa lucia genial, sin marcas en la piel, y con un bronceado perfecto, sus prominentes pero no excesivas tetas, dejaron perplejo a las demás personas, su chocho absolutamente depilado, demostraba que estaba para la guerra, por un momento hasta me pareció que le caían gotas de flujo, la muy zorra ya estaba caliente. Corrimos al agua, que por demás estaba calentísima, y empezamos a jugar dentro de ella, mano va mano viene, la tenia prácticamente enlazada con mis dedos en la vagina, es eso se suelta y por debajo del agua agarra mi polla, en semierecccion y me hace una mamada acuática de las mejores, con mi miembro bien duro (demasiado duro) la atraigo hasta mi de frente le paso las piernas por detrás de mi espalda y la penetro de un solo golpe bien hasta el fondo sin dejarle opción que se retire, a pesar de lo difícil que resulta hacerlo en el mar, dado que toda mujer pierde lubricación y el movimiento del mar lo dificulta; digamos que ese día era la excepción, el mar estaba planchado y tibio, por lo que pudimos perfectamente acabar debajo del agua, en cuya ocasión le llene la vagina de mi esposa de mi leche caliente y espesa, dado que venia demasiado cargado de manejar todo el día. Salimos del agua y mi esposa me dijo que le chorreaba toda la leche por las piernas, sin mas disimulo me agache para comprobar que era verdad, cuando vi mi leche, en un acto de calentura total le metí la lengua y me quede con un poco de mi leche, mezclado con sus propios jugos vaginales. Nunca había probado mi leche pero en esa ocasión me pareció absolutamente deliciosa aunque algo salada.

Cojimos nuestras ropas y nos apresuramos a armar la carpa, que por demás esta decir es de las modernas que se arman muy fácil, preparamos las mesas y todos lo objetos que traíamos en el auto. Invite a mi esposa a ir a la zona de duchas, pero prefirió quedarse a preparar la comida. De mas esta contarles que las duchas no tienen divisorios y son mixtas, dado que todo el complejo es nudista. Deje mi toalla y zapatillas en los armarios y me acerque a una regaderas libre, éramos dos, una mujer, (después supe que era francesa) flaca, de buen culo, parado, duro; piernas flacas y torneadas, pechos celestiales, duros, aunque operados, le quedaban perfectos, la areola de los pezones castaño oscuro y apuntaban directamente hacia mi, tenia abundante pelo en el pubis de color negro azabache y también debajo de los brazos, su cabellera era negra de pelo largo. Salude con un "Hola", ella solo me miro, me empezó a hablar con un francés que me comió los sesos, (para mi el francés es la lengua romántica por naturaleza) la empecé a mirar como queriendo entender todo lo que decía, (dado que mi francés no es muy fluido) claro esta a quien le importa el francés en estos momentos, pero lo cierto es que me empezó a mirar la polla que en esos momentos tenia vida propia, y así se lo hice saber a ella cuando bajo disimuladamente su mirada, ella rió y lo manoteo, me miro fijo y con mi pobre francés alcance a entender que ella iba a hacer lo mismo que mi novia debajo del agua aquella tarde. Aun estaba tratando de entender lo que decía cuando la tenia agachada, con mi pene dentro de su boca, ambos seguíamos debajo de las regaderas, estuvo sobando mis testículos mientras engullía todo el largo del pene, ni pude explicarle que no era mi novia sino mi esposa. Me podía negar ¿? Uds lo harían ¿? Siguió con su tarea, hasta que giro sobre si, se puso en cuatro y me pidió que la penetrase, de un sola estocada se la clave hasta la garganta, y comencé mi bombeo, tenia una vagina deliciosa, caliente y apretada, de esa posición empecé a jugar, con una mano le apretaba sus pechos firmes y con la otra le metía el dedo pulgar en su puerta trasera, tal era mi calentura que quise aguantarme y hacerle el culo allí mismo, no pude, no me pude contener le avise que me venia, y pidió a gritos que se la ensartar mas y que le acabe adentro que deseaba sentir mi leche, y así se la estampe en el fondo de su concha, quedamos es esa posición hasta que mi pija quedo flácida y salí de ella, continuamos bañándonos mutuamente le lave su largo pelo negro con masajes suaves y circulares, por lo que note que tuvo un leve orgasmo, luego de secarnos nos dimos un suave beso en la boca diciéndome que mañana nos veíamos en la playa.

Me fui a mi carpa con las piernas aun temblorosas, cuando le conté a mi esposa lo que me había pasado, me pidió detalles de lo sucedido a lo que le conté perfectamente lo que me había ocurrido y le dije que me había quedado deseoso de taladrarle el culo, y que iba a haber otra oportunidad. Esa noche hicimos el amor en forma escandalosa y pude hacerle una vez mas el exquisito culo a mi esposa.

Al día siguiente temprano en la mañana, preparamos nuestras viandas y nos fuimos directo a la playa que dista de unos 100 m del lugar de campamento, nos tendimos bien al sol, sobre nuestras reposeras que el lugar tenia distribuidas en la playa. Nos untamos como para evitar quemadas graves del sol y la capa de ozono y el efecto invernadero y que se yo otras cuestiones. Como a la hora aparece mi amiga de la ducha, venia directo a nosotros solo con unas gafas de sol oscuras y un pañuelo en la cabeza, absolutamente desnuda, parecía que hacia rato que estaba de vacaciones porque no tenia ni un milímetro de su cuerpo sin broncear, pregunto si se podía acostar junto a nosotros, a lo que ningún problema, nos comento que se llama Linda y que estaba de gira por Latinoamérica y que le gusto mucho esta playa por lo que decidió quedarse allí los 10 días que le quedaban antes de regresar a Francia, que tenia 28 años y que acababa de divorciarse de su marido y que estas eran sus primeras vacaciones sola luego de mucho tiempo. Al rato mi esposa la invita a tomar un chapuzón en el mar, ambas se van, la veo irse, parecen dos Diosas escapadas del Olimpo, ambos traseros apetecibles, ambos duros, ambos deliciosos, no puedo dejar de mirar, pero intento distraerme con una moto de agua que andaba mas allá de la rompiente, tomo los larga vistas, es una niña, no mayor de 17 años, pequeños pechos pero un pezón de locura, rosado, duro y deseoso de ser manipulado. No puedo estar mas tranquilo, mi pene toma nuevamente vida propia y comienza a crecer, tiro los prismáticos en la bolsa y me doy vuelta como queriendo aplastar mi erección, me entre duermo y al rato siento que me mojan la espalda, cuando me doy vuelta veo que es Linda escurriendo el pelo en mi, veo que mi esposa aun sigue en el agua, ella puede pasar horas en el mar. Linda abre un toallon y se tira boca abajo sobre él en la arena, dejando sus piernas semi abiertas, me pide que le pase bronceador que con la piel mojada se esparce mejor, me arrodillo y queda mi pene a escasos centímetros de la boca que el día anterior le había producido tanto placer, cogo el pote de crema y empiezo a esparcirlo por toda su espalda, en movimientos circulares y suaves cuando llego a la altura de la cintura, gira su cabeza, me mira por sobre las gafas de sol y me dice que sus piernas y cola también están al sol, sigo esparciéndole crema por todo el largo de sus piernas cuando llego a la parte mas alta de las piernas, las abre un poco mas, y entonces aprovecho y en movimientos sutiles le empiezo a tocar la vagina, ella empezó a mover las piernas rítmicamente, hasta que finalmente le encajo el dedo índice que termina siendo devorado por su vagina, vaya que esta mojada la muy guacha pensé entre mi, en eso le robo un orgasmo que la hizo relajar y no dejaba de quejarse de placer; seguí, su vagina era de lujo, perfecta, caliente, húmeda, continué con sus cachetes, y en tanto le metía dedo en el ano, canal que aun me tenia la cabeza mal. Mi erección era descomunal cuando veo hacia mi pene, no solo me guiñaba un ojo sino que de le salía liquido preseminal, cuando veo que Linda se pone de lado y me manotea el pedazo, diciéndome en un dulce francés que estaba deseosa de ser poseída nuevamente por mi pene, a lo que conteste que no había problema pero debía ser junto a mi esposa, a lo que ella contesto que era bisexual y que mi esposa le atraía mucho y quería sentirle el gusto a su almeja. Dicho esto me tiro nuevamente boca abajo, en el mismo toallon de Linda, en eso llega mi esposa toda mojada del mar y se coloca en medio de ambos, seguramente como muestra de celos. Empieza a hablar de lo bien que estaba el agua y que sentía delicioso están en esa playa. Mi esposa sugiere ir a tomas unos tragos al bar de la playa, fuimos los tres, ambas mujeres se me colgaron en mis hombros, las tomo de la cintura, y caminamos unos 50 metros, pedimos 3 caipiriñas (trago muy popular en Brasil), contamos de nuestras vidas y estuvimos largo rato. Linda además de contarnos su separación de su marido que era de buena posición económica, pero era mucho mas grande que ella y que sexualmente no tenia demasiada resistencia ni creatividad, que no podía tener relaciones de tríos y mucho menos orgías mas grandes, que no aceptaba su gusto por las mujeres, nos contó que era bisexual y que en estas vacaciones se propondría hacer todo lo que no pudo estos años. Seguidamente le dijo a mi esposa que le gustaba mucho y que quería compartir un encuentro sexual entre los tres, y quería gozar de su cuerpo como lo había hecho el día anterior conmigo. Mi esposa quedo perpleja pero sumamente excitadapor la forma directa de encarar el tema; quedamos en salir a la noche a cenar a un restaurant del complejo y luego veríamos que se daba. La tarde trascurrió sin mas novedades, luego de la caída del sol, Linda se fue a las cabañas que tenia el camping y nosotros a nuestra tienda. Tentapie mediante fuimos a ducharnos y estar listos para la noche.

Llegamos a la zona de baños estaban todas las regaderas ocupadas, esperamos se desocupara alguna, casualmente solo una se desocupo y nos metimos como pudimos con mi esposa debajo la ducha, en eso veo que Nuria abre los ojos y pega un salto, me mira fijamente y me dice que le habían metido mano por atrás, que prácticamente la habían enculado con una mano y que no sabia que hacer, yo le conteste que se relajara y gozara, cuando nuestro vecino se canso de meterle mano, veo que el hombre se va con una terrible erección se seca y nos deja libre la otra regaderas para que pudiéramos estar mas cómodo, pensé, pobre tipo seguramente se este cascando una paja en honor a mi esposa. Terminada la ducha, nos cruzamos con Linda que iba a ducharse y quedamos en encontrarnos a las 21 hs en el restaurante para comer mariscos con un buen vino blanco.

El restaurant es muy típico de esos de la zona de playa, bajas luces, techo de paja, tiranteria de troncos, en fin muy típico de Brasil, con una mesa central de platos para todos los gustos, de mas esta decir que por tratarse de un complejo nudista, todos estábamos en reales bolas, obviamente los manteles no solo estaban en la mesa sino en las sillas que cambiaban cuando renovaban la mesa, en fin, toda una paqueteria total y además todo seguro y bien aseado. Pedimos para acompañar la cena una buena ración de cervezas dado que los brasileros son especialistas en esos menesteres. Compartimos la cena, cuando de pronto siento que Linda que estaba a mi derecha, mete mano a mi polla, sobandola deliciosamente, atenta a sus manos, de repente tengo una terrible erección, que hace que pegue un salto, mi esposa se da cuenta y también mete mano por debajo de la mesa, jugando alternativamente con mi pija y las manos de Linda, ambas se miran y mi esposa se relame los labios. Yo no lo podía creer, Nuria estaba caliente por Linda y además se lo demostraba !!!!

El tema fue que no podía levantarme por la terrible erección que estaba teniendo por lo que las chicas debieron ir a buscar mi comida y yo trate de relajarme fumando un cigarrillo. Mientras pensaba lo tonto que era, se trataba de un lugar nudista, la erección es una reacción involuntaria y además provocada por las dos diosas que me rodeaban, mucha mujer para mi solo pensaba; luego de mi reflexión me levante y fui hacia las mesas de comida, Nuria me recibió con un beso en la boca y con la mano debajo de su plato, me acaricio mi duro pene. Luego de cenar y con todas las ganas de hacernos unas cubanas (cola + ron) llevamos una par de botellas de cola junto a un buen ron que era de Puerto Rico, que nos hizo acordar de nuestra luna de miel en el caribe, pero eso es otra historia. Llegamos a la cabaña de Linda, y trago va y viene, nos bajamos medio ron, estábamos para la fiesta, pero decidimos que aun era temprano y que seria buena idea hacer algún juego erótico para entrar en clima (yo pensaba, clima, yo estaba ya en medio del huracán.

Linda propuso un juego de estatuas, que consistía en que tirábamos los dados y el que ganaba la ronda podía pedir a los otros dos ciertas prendas pero ninguna podía tener movimiento. Ella dijo que eso era mas erótico y que era una costumbre de sus nuevos amigos franceses. Tiramos los dados, ambos se sumaban. Gano Linda, pidió que Nuria se encajara mi polla en la boca lo mas profundo que pudiera y quedara en esa posición 30 segundos sin moverse, mucho no tardamos en estar es esa posición dado que va estábamos en bolas todos, es mas, por 15 días vivimos en bolas. La sensación de la saliva de Nuria cayendo por mi pene fue sensacional, 30 segundo y seguimos la ronda, esta vez gano Nuria que pidió que me tienda en el piso y Linda de rodillas sobre mi se encajara de un solo golpe mi pija, pero todo sin moverse, Gano yo la siguiente mano y pido que las chicas se pongan en posición de 69 con la lengua de cada una dentro de la vagina de la otra mientras yo podía chuparles el culo a cada una durante los 30 segundo, ambas protestaron pero se dejaron con gusto; las chicas estaban allí y yo me dedique por un momento a comerme el culo de cada una, Nuria cuanto me tenia chupandoselo, empezó a sacudir la pelvis en lo que parecía el preámbulo de un orgasmo pero Linda le advirtió que estaba haciendo trampa y que no podía moverse. Nuevamente gano Nuria y con lo excitada y alcoholizada que estaba, le ordeno a Linda ponerse en cuatro y que yo le penetre en culo y dejarla en esa posición por 30 segundos. Para facilitar el trabajo, le pedí a Linda que se relaje y utilizando mi lengua le fue dilatando el culo, colocándole mi dedo gordo, su culo fue cediendo y me facilito la penetración de dos dedos mas (afortunadamente para ella no tengo dedos muy gruesos) luego la penetre con suavidad pero con decisión, se quejo, pero rápidamente cedió, hasta que se la mande bien a fondo, ahora la que no pudo detener su pelvis fue nuestra nueva amiga francesa, quien empezó a denotar un intenso orgasmo, mi esposa se sienta frente a ella ofreciéndole su caliente y húmeda vagina, la que empezó a tragarse Linda con mucho ímpetu, obviamente el juego se dejo de lado y seguimos con lo nuestro, gozaba como un salvaje, estaba enculandola como nunca lo había hecho con nadie, se vino dos veces, y yo estaba a punto de llenarle el culo de leche, cuando me grita que la quería toda en la boca, se salió, se dio la vuelta y me chupo hasta que acabe encima de sus pecho, su cara mientras mi esposa le chupaba y disfrutaba toda mi leche. Mi esposa empuja a Linda hacia el piso y se le sube, chupándola toda, desde la cara, tragando toda mi leche, sus cuellos y todos sus pechos, cuando llega a su monte de venus, que separa y empieza a chuparle la vagina a Linda, quien se retuerce de placer, y logra dos corridas mas. Mientras que a mi se me subía todo nuevamente por la escena que estaba presenciando, bien dura la tenia cuando mi esposa me pide que la encule a ella, yo le conteste que antes me la tenia que chupar bien, sin problema se manda mi verga toda entera y ella queda de rodillas, mientras que Linda se tiende por debajo de mi esposa le empieza a comer todo el coño que por cierto lo tiene absolutamente depilado porque así me gusta a mi y ella dice que es mas higiénico. Cuando ya estoy bien caliente mi esposa me pide que me acueste y ella se sube y empieza un desaforado mete y saca, mientras que Linda se arrodilla detrás mío y me ofrece su concha chorreante de jugos, que empiezo a tragar con sumo placer. Mi esposa después de semejante cabalgata acaba a gritos, y Linda obtiene otro orgasmo de mi boca, cuando siento que me corro, inundando la deliciosa vagina de mi esposa quien grita una y otra vez que caliente tengo mi leche, que quería mas y que no saliera. Obviamente a mi se me bajo la verga y ella tuvo que salir de arriba. No me dejaron reaccionar cuando linda me agarra la verga aun chorreante de semen y me empieza a chuparla en todo su recorrido, obviamente no daba mas pero "el enano" funciono y estaba nuevamente dispuesto y entregado a satisfacer los deseos de "mis" dos hembras. Linda se pone de a cuatro (parece que era su posición favorita (y la MIA también) separo sus labios vaginales y se la estoqueo hasta el fondo, sigo con la cabalgata, mientras mi esposa se sienta en un sillón y mira la escena apasionadamente, de reojo veo que se masturba abriendo bien sus labios, chorreantes de flujos. Dado que me mira como aprobando mi monopolio con Linda, aprovecho y me dedico a gozar de nuestra francesita, la sujeto firmemente de sus caderas, y empiezo una embestida brutal, hasta que me grita bien en francés, que la siga cogiendo de esa forma, que gozaba como nunca, que quiere sentir mi leche estamparse sobre el fondo de su coño, en eso sin soportar mas acabo, siento un frío en mi espalda y empiezo a eyacular llenándole a fondo "la cocina de humo".

Sin mas terminamos nuestra faena, busco a Nuria y la encuentro sudorosa sobre el sillón, me mira, se acerca, me limpia a fondo la pija, y nos tendemos sobre la cama, quedando en medio de ambas, durmiendo hasta que el sol nos despierta, sin necesitar de ponernos nada, desayuno brasileño mediante nos pasamos el día entero en la playa.

Pasado el mediodía, fuimos a descasar bajo la sombra de un pino, quedo dormido debido a las cervezas que compartimos, de pronto cuando me despierto veo que estoy solo, busque a las chicas en el mar, en el bar de la playa, fui a la zona de regaderas, no estaban. De pronto me sobrevino el ataque de celos, estarán con otro tipo ? se habrán ido de paseo o de compras ?. Se me ocurrió ir a nuestra tienda, nada. Camine con tranquilidad hasta la cabaña de Linda, tampoco estaban. Volví a la playa y empecé a caminar por el sector del complejo nudista, y hasta mas allá, cuando paso por delante de unos arbustos de esos que crecen cerca del mar, y escucho unos jadeos, me acerque en silencio y no podía creer lo que estaba viendo, Nuria y Linda estaban enlazadas con una perfecta escena lesbica, Linda estaba arriba de Nuria propinándole una terrible chupada, mientras que Nuria le estaba chupando todos los jugos y metía con ímpetu un par de dedos en el culo de Linda, así estuve 5 o 10 minutos, que fue cuando las chicas acabaron casi al mismo tiempo. Quedaron tendidas con los ojos cerrados por un instante, me acerque sin hacer ningún ruido comencé a comerle el coño a mi esposa, que sobresaltada porque no se había percatado de mi presencia, luego se relajo y se dejo hacer. Mientras Linda, se acerca a mi culo y empieza a chuparmelo, luego mete un dedo bien a fondo en mi culo, primero me estremecí, luego me gusto y me puso bien a tope la verga, al rato de esa posición, se pusieron las dos chicas en cuatro, por lo que empecé a penetrar a Linda y a mi esposa alternativamente, hasta que la primera en acabar fue Linda, quien se dio vuelta, se sentó sobre la arena y quedo mirando como cabalgaba a mi esposa, acabamos juntos y a gritos a los pocos minutos. Ambos retomamos nuestras miradas al mar y partimos hacia nuestras reposeras en la playa del complejo.

Nuestros días continuaron de igual forma hasta que llego el momento que Linda debía volver a su hogar a Francia, obviamente intercambiamos correos electrónicos y quedamos en volver a vacacionar juntos en la Playa de Punta del Este Uruguay, en donde seguramente iríamos con unos amigos nuestros y podíamos montarnos unas orgías de aquellas que te marcan para siempre.

pelis porno
porno español
porno guatemalteco
porno argentino
porno boliviano
porno chileno
porno colombiano
porno cubano
porno ecuatoriano
porno hondureño
porno mexicano
porno nicaraguense
porno panameño
porno paraguayo
porno peruano
porno dominicano
porno uruguayo
porno venezolano
porno salvadoreño
porno tico
porno boricua

About the Organizer